E. CORREA. ALGECIRAS. www.europasur.es

INICIO.

El psicólogo y orientador del Huerta de la Cruz, Miguel Ángel Rodríguez, cederá los 15.000 euros del premio ‘ABC Solidario’ a Cáritas de la iglesia Espíritu Santo.

pineraMiguel Ángel Rodríguez Serrano es un ejemplo de solidaridad. Este algecireño ha ganado la última edición de los premios “ABC Solidario” al mejor trabajo de investigación. El galardón de carácter nacional asciende a 15.000 euros y el doctor en Psicología Clínica aclara que irá destinado a Cáritas de La Piñera.

“El premio es también solidario y por eso he decidido destinarlo a la Iglesia Espíritu Santo. Tengo muy buena sintonía con el padre Pedro y no he tenido dudas”, asegura. La investigación titulada Estilos Educativos parentales y desarrollo emocional, depresión y agresión evidencia que el poder del afecto es el mejor antídoto para anular los temperamentos difíciles en los niños. “Si los padres educan con cariño a los hijos hasta los 8 o 10 años paliarán la agresividad”, reconoce. Rodríguez, que realizó la tesis sobre este temática, obtuvo la calificación de Cum Laude. No pocas revistas internacionales vienen haciéndose eco de sus aportaciones que revelan que el afecto es la mejor vacuna contra la agresividad infantil.

Por este motivo, como el premio incorpora ampliar la investigación, el galardonado asegura que está madurando la idea de escribir un libro de autoayuda que sirva a padres y maestros. “Un padre cuando sale del Punta Europa no sabe casi nada y pretendo echar una mano exponiendo las conclusiones de mis investigaciones. Se trata de explicar las bases de la crianza y la familia para prevenir los problemas y sobre todo, para potenciar la felicidad”, afirma. Sobre la ausencia de normas para los niños y sus consecuencias en las aulas, Rodríguez culpa de ello a la excesiva permisividad social y parental. “El hijo es un niño y no es tu amigo”, defiende como padre.

“A los hijos hay que echarles el dobladillo emocional. Para educar hay que exigir, enseñar y dar mucho cariño”, desvela como si conociera todos los secretos del éxito. No obstante, el orientador reconoce que hay muchísimos padres que lo hacen muy bien. “Hay un dato objetivo en mi investigación que se ha realizado de forma longitudinal, durante años, sobre 1.200 niños y es que las madres influyen más en los hijos porque están más tiempo y son más sensibles que los padres”, sostiene. Para el premiado, el contacto con el sufrimiento te hace no perder el norte. “Me mantiene en alerta, en continuo reciclaje”, subraya. Acude todos los lunes a Cáritas en La Piñera y tiene larga experiencia en escuelas de padres donde asegura, el 95% son mujeres. Pero si de algo está orgulloso es de poder ayudar con esos 15.000 euros a gente que lo necesita y que le aporta muchísimo. “También me alegro por mis padres”, añade.