CÁDIZ ILUSTRADA

INICIO

Foto: Cadiz Ilustrada

La Catedral de Cádiz amaneció en la mañana del primer domingo de Carnaval con unas lamentables pintadas hechas con spray, fruto de la falta de educación y respeto hacia el patrimonio, y también a las escasas medidas de seguridad que se han tomado para protegerlo. Estas pintadas se localizan en el zócalo de la puerta lateral izquierda de la fachada pirncipal y en el basamento de la portada principal como puede observarse en las fotografías adjuntas.

Es de sobra sabido que la ciudad duplica el número de habitantes durante el primer fin de semana de Carnval y se desencadena una especie de turismo maleante en masa (o de porro y vaso, si lo prefieren) que en nada nos beneficia ni creemos sea del agrado del visitante cívico que pretende disfrutar del auténtico Carnaval de Cádiz. Por este mismo motivo el Ayuntamiento debe preveer los daños que se pueden ocasionar al patrimonio y tomar las medidas de seguridad pertinentes.

Igual que se ha procedido a montar una estructura de madera para proteger las fuentes de la plaza de San Juan de Dios, se debería haber vallado el perímetro de la Catedral como se hizo el año pasado, pues aunque la construcción de la Catedral no haya sido promovida expresamente por el actual Cabildo Municipal, es el primer monumento de Cádiz.

Cada vez es mayor el número de gaditanos que por estas fiestas se van de la ciudad por no poder soportar el ambiente que se respira en las calles de Cádiz. Igual deberíamos reflexionar sobre el rumbo que está tomando nuestro Carnaval. Esperemos que estos hechos sirvan para actuar de una manera más adecuada en próximos eventos (anti)culturales.

Foto: Cádiz Ilustrada (Elena González)
Foto: Cádiz Ilustrada (Jesús Cañas)