ESTRELLA BLANCO / EUROPA SUR / LA LÍNEA

INICIO

  • Cáritas informa que un 73% de estas personas son españoles y que hasta un 60% padecen algún tipo de adicción
  • El equipo de voluntarios busca un local propio para poder coordinar su actividad

El programa Café y Calor de Cáritas que tiene como objetivo ayudar a las personas sin hogar en el municipio acaba de cumplir un año gracias al esfuerzo de los voluntarios y ha conseguido atender a un total de 57 sin techo.

El portavoz de este programa, José Antonio Sánchez, informó que del total, el 73% son de nacionalidad española, mientras que el resto son extranjeros. En este sentido, los rumanos son mayoritarios, seguidos de polacos, alemanes, británicos, franceses y portugueses.

Estas personas no solo se encuentran viviendo en la calle, sino que a su situación de desamparo hay que sumarle que un 60% presenta algún tipo de adicción, ya sea a estupefacientes, alcohol o al juego. También hay un 30% que tiene algún problema de salud mental, mientras que el 10% restante se encuentran en esta situación porque con la crisis económica han perdido sus viviendas y carecen de familiares a los que pedir ayuda o de las habilidades necesarias para salir adelante.

El servicio que ofrece Café y Calor consiste en visitar a las personas sin techo, ofrecerles ropa de abrigo y comida y además informarles de los recursos de los que dispone la administración y a los que pueden acudir para pedir ayuda.

En total se han dispensado en un año 1.965 servicios de cena por parte de los voluntarios de este programa y se han repartido 132 mantas y 363 prendas de vestir, de las cuales, 171 eran de abrigo.

Además, el equipo de Café y Calor ha gestionado a lo largo de este año nueve ingresos en centros terapéuticos, una labor que se ha hecho de manera coordinada con el Centro de Encuentro y Acogida (CEA). También se han gestionado citas médicas y la regularización de la documentación, además de repartir material higiénico sanitario.

José Antonio Sánchez destacó que “de todo esto lo mas importante es que hemos repartido amistad, calor, cercanía y mucho cariño. Con esto último nos quedamos” e informó de que ahora el programa está tratando de encontrar un local propio “que nos permita desarrollar nuestra labor de una manera mucho mas coordinada e integral”.