EL ECONOMISTA.ES

INICIO

El Cristo de Medinaceli de Ceuta ha cumplido hoy con una ancestral tradición poniendo en libertad a un joven ceutí de 23 años que llevaba dos años y tres meses en prisión por un delito contra la salud pública y al que se le ha adelantado un año su puesta en libertad.

La liberación se ha producido esta tarde durante el traslado oficial de la Imagen del Cristo desde la capilla de San Ildefonso en la barriada del Príncipe Alfonso hasta su casa de hermandad, desde la que procesionará el Lunes Santo.

A pesar de haber estado lloviendo durante todo el día, cuando la Cruz de Guía apareció por la puerta de la parroquia, la lluvia dio una tregua y permitió que la procesión se pudiera desarrollar con normalidad.

El Cristo, acompañado por miles de fieles, realizó una parada en la mitad del recorrido a las puertas de la cárcel de Ceuta para poner en libertad a R.T.N., un joven de 23 años natural de Ceuta y con una condena de tres años y cuatro meses por un delito contra la salud pública, siendo esta la primera vez que ingresa en prisión.

La comitiva procesional estaba encabezada por el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Jesús Vivas, el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González, y el Obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza.

El joven, tras recoger su auto de libertad y en señal de agradecimiento al gesto de la hermandad, optó -por primera vez- por ejercer como costalero de la Virgen de los Dolores, que es una de las Imágenes más veneradas de Ceuta.

R.T.N., que tenía que salir de la prisión en abril de 2013, abandonó las dependencias de la cárcel con el rostro cubierto y visiblemente emocionado, recibiendo las felicitaciones de los capataces de ambos tronos así como del director de la penitenciaría.

Las casualidades de la vida han querido que R.T.N. ejerza como costalero junto con un primo suyo que también se encuentra en prisión aunque en régimen de tercer grado al estar en el tramo final de su condena.

La libertad se produce teniendo en cuenta los aspectos positivos demostrados por el preso durante su estancia en prisión, en la que ha desarrollado una actividad muy participativa en todos aquellos trabajos y actividades que se le han propuesto, además de las muestras de arrepentimiento y las ganas de reiniciar una vida en libertad.