A .Montero / Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO 

Foto: Aurelio Bascones / Obispado Cádiz y Ceuta
Foto: Aurelio Bascones / Obispado Cádiz y Ceuta
  • Más de ciento cincuenta mil personas en su última audiencia.

Veo la Iglesia viva”. Así ha comenzado Benedicto XVI su última audiencia, con palabras improvisadas por los primeros aplausos de los fieles que estaban congregados en la plaza de San Pedro. Con esta, Benedicto XVI ha celebrado 348 audiencias semanales en sus ocho años de pontificado desde 2005. Contando con la de hoy, estiman que participaron más de cinco millones de fieles de todo el mundo.

Durante una catequesis que sonaba más a despedida que a lo que nos tenía habituado, tuvo palabras de “apoyo y agradecimiento” hacia los cardenales, haciendo una mención especial a su Secretario de Estado, Tarsicio Bertone: “un papa no está sólo en el barco de Pedro y por esto quiero dar las gracias a todos los que me han acompañado. Nunca me he sentido sólo”, subrayó dando gracias a Dios por la Palabra recibida durante sus años de ministerio petrino: “Dios guía a su Iglesia y la sostiene siempre, sobre todo en los momentos difíciles”.

Un anciano de 85 años que no se jubila ni retorna a la privacidad de una vida plagada de viajes y conferencias, como sería lo normal para un personaje público de su talla. Él no abandona la cruz sino que se esconde para el mundo, dedicado a una vida de oración y reflexión acorde con su salud y su edad.