Diario de Cádiz / Chiclana

INICIO

Feligreses de la parroquia de San Antonio de Padua, en la carretera de Fuente Amarga, piden que el vicario Juan Antonio Martín Barrera permanezca en dicha parroquia tras la decisión del obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, a que realice su labor en otro lugar.

Según la comunidad parroquial, el párroco Juan Antonio Martín ha desarrollado una tarea muy fructífera en los diez meses que lleva en dicha parroquia. “Pastoralmente se ha incrementado en el numero de grupos, debido a la atención prestada como sacerdote de estos grupos, así como de feligreses que asisten a la celebración de la Eucaristía cada fin de semana, presentándose un domingo cualquiera repleta de feligreses algo que no ocurría antes, salvo en fechas señaladas. Además, más de 220 niños inscritos en catequesis dice mucho de lo que nuestro sacerdote viene realizando en este año”.

En esta línea, feligreses de San Antonio de Padua consideran que la decisión de su traslado es “injusta” y piden al obispo que “recapacite ante esta decisión, ya que son muchos los que pedimos que el padre Juan Antonio permanezca más tiempo entre nosotros”, resaltando que son más de ocho mil personas las que pertenecen a la parroquia de alguna u otra manera “con mucho trabajo que hacer y que sólo con su espíritu de ilusión y entrega se puede realizar”.